El sol se ocultó… #Ayotzinapa #43 desaparecidos

Y el sol se ocultó.

¿Qué precio tiene la vida? Es la pregunta que ha estado en la mente de miles de Mexicanos. Hoy se vuelve a repetir 43 veces, es la voz de un estudiante que soñaba con ser maestro. Sí, maestro de los niños más pobres y rezagados de México. Aquellos que logran sobrevivir con menos de 50 pesos al día, aquellos que sufren en el lecho de la pobreza infame que les ha sido impuesta por una decadencia política del tamaño del mundo.

Aquel estudiante lleno de sueños, apasionado y con ilusión se topó con el muro de la verdad. Que escalofriante escena, el cielo se llenó de espanto y el suelo de impotencia, lágrimas y sangre. Ahí terminó su vida de un instante al otro, como si no tuviera valor, como si su sueño fuera imposible e inalcanzable.

Mientras otro observaba a su compañero morir con incredulidad, llega aquel que debe proteger y servir a su comunidad. Lo esposa y lo lleva a un lugar desconocido. Quisiera imaginar que el estudiante pensó que aún había esperanza, que no sería el final y que su vida era valiosa. Sus ojos se llenan de dolor, y su pensamiento de resignación. Era el final, si el moriría pronto, lo sabía.

Al instante llega lo peor, su vida es acortada y su objetivo truncado. ¿Qué precio tiene mi vida? Habrá pensado el estudiante, ¿porque tengo que morir? Pasan las horas, su cuerpo es quemado, reducido a cenizas.

De pronto se oculta el sol.

Cortesía: Facebook

Cortesía: Facebook

Benjamín Zamora Goitia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s